miércoles, 4 de agosto de 2010

Desierto claridad

Desierto

No hay ningún nombre que no sea desierto.
No hay un desierto que no haya sido, en otro tiempo, un nombre.
El desierto es distancia de nuestros destinos.
Nuestra voz se consume en la distancia.

En alta mar, arrójate.
Oirás a Dios.
En el desierto, adéntrate.
Dios te oirá.
La muerte es solo audible para la muerte.


Toda claridad nos ha llegado del desierto.
Mi obra es libro de la arenas, no por la luz sólo, sino por la desnudez austera.
El desierto está en la palabra que no puede ser escuchada.


Edmond Jabés

No hay comentarios: