viernes, 21 de noviembre de 2008

Antonio Porchia

Mi cuerpo me separa de todo ser

y de toda cosa.Nada más que mi cuerpo.



En la fuente de mi sed, bebí hasta

agotar mi sed.



Llevo mis manos vacías,por lo que

hubo en mis manos.



Mi sed agradece un vaso de agua,

no un mar de agua.

No hay comentarios: